3 de octubre de 2011

Producción Rolera III - Tipos de escenas y su creación II



Esta semana tenía pensado terminar con esta serie dedicada a los Tipos de Escenas y su Creación, pero tras redactar el post me he dado cuenta de que ha quedado demasiado largo. Por eso lo he cortado en dos y esta semana sólo trataremos lo que más expectación ha generado, las escenas de tipo romántico. La semana que viene hablaremos de las escenas de terror/misterio y exploración/aventura. Me temo que con este post voy a morir sepultado por mi propio hype inconsciente, pero allá vamos.







ROMÁNTICA

Las escenas románticas son aquellas en las que los sentimientos de los Pjs priman sobre cualquier otra cosa. Son escenas con poca acción y mucho diálogo. Con poca lógica pero mucha pasión, mucho "feeling". Están protagonizadas por un Pj y un Pnj o por dos Pjs y no son aptas para todos los momentos ni para todos los públicos, aunque sí para todos los juegos. Cualquier ambientación que se me ocurre da cabida a un romance, pues ese es el resultado de cientos de películas americanas durante toda mi vida. Siempre hay una historia chico-chica, porque siempre puede haber un chico y una chica. Y eso es todo lo que hace falta
Sin embargo, no todos los grupos gustan de escenas románticas. El panorama rolero nacional está fundamentalmente poblado por hombres muy hombres que no se ven interpretando a un aguerrido machorro recitando frases tiernas a una Pnj. Y mucho menos si está siendo interpretada por ese colega tuyo con barba y una media sonrisa que no puede ocultar y que hace de Master. Para ser claros, las escenas románticas provocan vergüenza (propia y ajena), y no todo el mundo tiene la disposición o las ganas de participar en una de ellas. Además, tampoco son el tipo de escenas más demandado. Un grupo suele preferir matar bichos o descubrir asesinos a seducir jovencitas o peor, seducirse entre sí.

Por este motivo el tema romántico ha de ser abordado con tacto. Una manera de introducir un componente romántico es una aventura es hablar con los jugadores antes de hacer la aventura (o antes de la sesión, si el Master ve que existe un conato de romance con el que trabajar) ¿Qué os parece un toque de romance chicos? Si al grupo le parece bien, puede planearse una escena romántica. Puede parecer un poco frívolo (y lo es), pero ayuda a romper el hielo y reducir parte de esa vergüenza. Este sistema es útil cuando el grupo esta verde o cuando Master y jugadores no se conocen lo suficiente.

Otra manera de introducir ese componente romántico, que requiere más habilidad y conocimiento de las personalidades de los jugadores del grupo, es hacerlo sobre la marcha. Si ves que durante la aventura uno de los Pjs siente debilidad por un Pnj, puedes valorar la posibilidad de explorar esos sentimientos. Haz que el Pnj empiece a acercarse al Pj, realiza algún avance o bien que se preste a que el Pj flirtee con él. Si la cosa funciona puedes improvisar o preparar (rápidamente, de una sesión a otra) una escena romántica para desarrollar esos sentimientos. Una buena escena romántica le da sabor a la aventura, le dota de cuerpo. Cuando un Pnj está en peligro, fallece, es sospechoso de un asesinato o cualquier cosa por el estilo todo parece más trascendente y más importante cuando hay sentimientos de por medio.



Si conoces a tu grupo y tienes la confianza como para subir el nivel de tus escenas románticas puedes introducirlas de sopetón, por la espalda y a traición. Para ello, voy a ilustrarlo con un ejemplo, que a su vez es una anécdota real de una partida:

Allá por el 2007-2008 estaba dirigiendo para tres jugadores una aventura corta veraniega de Anima en una ambientación casera (fantasía medieval estilo Reinos Olvidados). Creando aquella aventura corta decidí experimentar dividiendo el grupo, obligando a los jugadores a ir cada  uno en solitario en una dirección. Esas escenas dirigidas a un solo jugador las bauticé como "Solo Missions", y mientras uno jugaba los otros dos se entretenían en otra habitación (charlando, haciendo la comida, jugando a la consola). En cada de esas "Solo Missions" el Pj de turno tenía como objetivo encontrar algo denominado "La Rueda" en un lugar distinto. Sólo existía un ejemplar de "La Rueda" pero ninguno sabía donde se hallaba y el tiempo corría en su contra. De esta manera uno de ellos fue a una aldea costera, otro a una gran ciudad (y un complejo subterráneo cercano) y el restante a un castillo-prisión al borde de un acantilado. Adapté cada "Solo Mission" a los gustos, naturaleza y habilidades de cada jugador y cada Pj. Durante las mismas, cada uno de los Pjs iba a enfrentarse a un miembro de un grupo de mercenarios llamados la Compañía Carmesí.

El líder del grupo de Pjs de los jugadores era un paladín oscuro llamado Vargas, un hombre guapo, joven, talentoso, narcisista pero de ego vulnerable. Al llegar a la aldea costera entró en una taberna para cenar y pasar la noche. En la taberna se encontró con una mujer pelirroja, muy hermosa, vestida con una armadura ligera y que llevaba a su lado una espada de tamaño respetable. Entablaron conversación y la chispa surgió, empezó el flirteo, los desafíos de a ver quién es más duro y finalmente la acción se desató en la habitación de la mujer. A la mañana siguiente Vargas despierta solo y desnudo, descubriendo una nota en la que la mujer misteriosa se revela como Crimson Jane, la líder de la Compañía Carmesí. Dejó a Vargas sin un duro y sin el artefacto que hacía las veces de radar para localizar a "La Rueda", pero no le importó. Se lo pasó de fábula.

El jugador no sabía que iba a desarrollarse una escena romántica (en este caso más una escena de pasión y de sexo), pero era un jugador predispuesto en un ambiente favorable, y la escena transcurrió de forma suave y fluida.

Crear una escena de acción romántica es menos difícil que saber dónde situarla. Es importante que sepas qué terreno estás pisando como Master. También es conveniente que tengas una escena alternativa (no siempre un Pj es susceptible al romance), o bien un botón de eyección temprano. En el ejemplo anterior, si Vargas no se hubiese dejado seducir, posiblemente se habría librado un combate terrible en la taberna. Una escena de acción frenética (los buenos combates uno contra uno casi siempre lo son) que habría tenido como consecuencia la derrota de Vargas o la huida de Crimson Jane. En cualquier caso el resultado hubiese sido el mismo: la escena acaba y deja paso a la siguiente. Concretamente, la mercenaria pelirroja daba inadvertidamente a Vargas una importante pista. Tanto hubiese podido darla en un momento postcoital como durante un cruce de aceros.



La dirección de escenas románticas requiere, por regla general, una inmersión y una concentración absoluta por parte del Master y el jugador (o jugadores) implicados. Es importante no romper el ambiente, porque todo el esfuerzo puede ser en balde si el jugador se avergüenza de lo que está haciendo y el Pj recula. Como consejo, si es un momento íntimo entre el Pj y el Pnj, puedes buscar una excusa para dejar sólo al jugador en la mesa. Estando solos el Master y el jugador se crea un ambiente más íntimo, que tiende a favorecer el desarrollo de este tipo de escenas. Igualmente, las escenas románticas son más exitosas cuando, en lugar de que el Master relate lo que ocurre estilo "la agarras por la cintura, os fundís en un beso y posteriormente la haces tuya de esta manera y de esta y de la otra", Master y jugador interpretan. Así permites que el jugador maneje la intensidad de la escena. Si bien dependiendo de la situación, tanto el Pj como el Pnj puede llevar la voz cantante, siempre has de permitir que el jugador manejar el termostato. Así, podrá graduarlo para poder introducirse en la escena sin notar que sale de su "zona de comodidad".

Un consejo sería, si tanto Master como jugadores son inexpertos en el tema del amor (en este caso del amor en el transfondo de una aventura), evitar que un Pj se enamore de otro. Si interpretar con el Master puede ser violento, que dos jugadores macho, hombres muy celosos de su sexualidad, se susurren poemas (o se digan guarradas), mientras describen lo que le harían al Pj del otro puede arruinar las escenas románticas para el resto de la aventura.

Espero que estos consejos y reflexiones os ayuden a poner un toque de amor en vuestras aventuras. Aunque como he dicho no es algo para todo el mundo, un toque romántico (más o menos intenso, dependiendo de la aventura y el grupo), puede convertir lo que sería una aventura corta más en un relato inolvidable.

Hasta la semana que viene.

4 comentarios:

  1. muy buena... felicidades. Personalmente lo he intentado pero no me ha salido como debía de salir...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Luis y Athal por vuestros comentarios.

    Es cierto que el romance es un tema poco tocado y difícil de introducir en las partidas.

    Mañana viernes temprano publicaré la última parte de esta serie de posts sobre tipos de escenas.

    ResponderEliminar
  3. Je, je, je... a mí me encantan las escenas románticas en las partidas de rol y me divierto muchísimo jugándolas, pero, claro... es que yo soy mujer y mi máster de rol habitual es mi marido :-D

    ResponderEliminar

Firma en el cuaderno y comparte con nosotros tus impresiones.