10 de noviembre de 2011

Producción rolera: Aventura erótica

Lo primero que uno se pregunta, ¿es eso posible? ¿Es posible crear tensión erótica en una partida? ¿Constantemente? ¿De principio a fin? La respuesta es afirmativa, se puede. Pero hay que tener cuidado, queridos directores y jugadores, y no ser tan soberanamente depravados y creer que hay que estar frungiendo toda la partida. Una partida erótica no es una orgía constante. ¿Decepcionado? Es cosa tuya.


Hace unas semanas reseñamos Libido, ese juego erótico que tanto miedo como sorpresa causó entre los roleros. Como directora de unas cuantas partidas con alto contenido erótico, desde mi humilde experiencia quiero daros algunas pistas sobre como hacer que vuestras partidas contengan cierta temática adulta, unas guías y consejos sobre como hacer partidas... diferentes a las que hasta ahora habéis estado jugando.

Por supuesto estoy al tanto de lo difícil que puede resultarle a un master que es hombre rolear algo subido de tono con un colega y compañero, dependiendo del sexo del personaje. Así, incluso antes de pensar que es una partida erótica, piensa si tus jugadores van a ser capaces de superar su vergüenza y atreverse. Si ves que un jugador responde afirmativamente a tus... "sugerencias", acepta que no se asustará ante nada de lo que le digas. Si por el contrario, notas que se echa hacia atrás con rapidez, bastará con un fundido a negro y todos tan contentos. Opino que ante todo, no hay que incomodar a los jugadores. Aunque si han aceptado jugar una partida con alto contenido erótico, deberían estar preparados para cualquier cosa.

¿Qué es una partida erótica?
Hay que tener en cuenta lo citado unas líneas más arriba. Una partida erótica no es una orgía constante dónde solo hay depravación y sexo; una partida erótica es una partida normal y corriente que además está repleta de tensión sexual, resuelta o sin resolver, dónde los personajes tendrán que poner a prueba su autocontrol y su fuerza de voluntad para no dejarse llevar por unas necesidades puramente primarias. Ya sabes, dónde tengas la olla, no metas...


Este tipo de partidas contienen un alto grado de tensión. Una aventura como otra cualquiera dónde los mayores problemas de los personajes no serán únicamente desafíos por mazmorras, monstruos temibles o pistas indescifrables. Además de lidiar con los problemas normales que conlleva una aventura, constantemente han de sentirse tentados por sus instintos básicos y han de ser conscientes de que cualquier debilidad puede condicionar el desarrollo de la aventura. ¿Vas a fiarte de esa chica con rostro inocente que se muerde el labio cada vez que te mira? ¿Confías en ese hombre que, mientras interrogas, te observa como si quisiera devorarte? ¿Hay que infiltrarse en un club bondage porque el sospechoso es el sueño? ¿Por qué en los aposentos del mago malvado hay mujeres ligeras de ropa? ¿Dónde están los artefactos mágicos?

Cómo he dicho, una partida erótica es aquella partida dónde, además de los elementos habituales, se le ha añadido un componente erótico para disfrute y/o tortura de los personajes. Del mismo modo que un combate puede ser emocionante, lo es un encuentro entre dos amantes o la resistencia de un personaje para no caer en la tentación de rendirse a los brazos de ese hombre o mujer que arde en deseos de besar. No esperes estar dándole al fornicio todo el tiempo, puede que incluso solo haya sexo en contadas ocasiones. Si esto no es lo que esperabas, te has equivocado de partida.

Tipos de personajes
Jugadores en general, ¿es necesario que todos vuestros personajes, tanto da si son femeninos como masculinos, sean promiscuos y bisexuales? Es decir... ¿por qué todos los personajes, para ser sexualmente activos, han de darle a todo? Contened vuestras ansías, no hace falta ser un adicto al sexo para jugar a una partida erótica.

Aunque es verdad que para disfrutar de una partida de estas características nuestro personaje tiene que ser especial, no es imprescindible tener tendencia a meterse bajo las sábanas de cualquiera en cualquier situación. Por propia experiencia y por la inocencia de todo jugador que comienza jugando a esto, el tiro va a salir por la culata. Si a tu personaje no le importa acostarse con cualquiera porque es un animal sexual, a la larga, sino te has cansado de quitarte de encima con espátula a todo lo que se te acerca, acabarás cogiéndole cierta angustia a tu personaje. Precisamente, por esa debilidad de fornicar con lo que se nos cruce por delante, ya que en ocasiones, puedes toparte con algo que no sea para nada agradable para ti como jugador. Y sí, un no, es un no incluso dentro de una partida.

Hay que tener una cierta medida. Tu personaje puede tener motivaciones más sanas como querer estar con otro pj o pnj con el que fantasea, tener inclinaciones bizarras que no necesariamente tienen porque ser debidas a frustraciones pasadas o desear a personas del mismo sexo porque así lo prefiere. Existe la posibilidad de que tu personaje sea promiscuo y no lo pueda evitar, haciendo así que todos los demás miembros del grupo se vean en la obligación de salvarle el culo por su incapacidad a meterse las manos en los bolsillos.

Argumentos y ambientación
En principio, cualquier juego con cualquier sistema y cualquier ambientación puede convertirse en una partida erótica. Existen los caminos fáciles, hay juegos que por su ambientación hace más probable que nuestros personajes acaben enredados en las sábanas de otro por su temática actual (además del juego que ya tiene integrado el componente erótico) En casi toda ambientación hay probabilidades de tener un encuentro subido de tono. Como vengo diciendo, no hay que convertir el argumento de tu partida en el típico argumento hentai, todos sabemos como van a terminar los personajes...


Es importante que la partida, además de tener situaciones de altas temperaturas, esté sustentada por una historia más grande. Osea, no solo hay que plantearse la aventura, hay que pensar que la mayoría de los ganchos y algunos de los encontronazos que van a tener que solucionarse tendrán un alto grado de tensión. En definitiva, el sexo no es lo esencial, aunque sí una parte importante. Así, mientras el grupo investiga un crimen, se va de aventuras o sufre constantes ataques de paraonia, deberán lidiar también con sus propios anhelos y apetencias.

Y hasta aquí todo lo que puede dar de sí una partida erótica. En futuras entregas espero poner en práctica todo lo explicado hasta ahora con argumentos y tipos de personajes, así como las ambientaciones más afines para este tipo de partidas. Espero que os haya sido de ayuda.

Un saludo.

1 comentario:

  1. Muy buen artículo. Como citas al final, creo que sería interesante algunos ejemplos prácticos =)

    En mi caso, mi grupo habitual de jugdores consta de tres chicas y tres chicos, y son estos últimos con los que no se puede poner en práctica dichas acepciones y situaciones dentro de nuestra campaña. Finalmente, opté por velo negro y hala, sin problemas. Al fin y al cabo, como comentas, antes que nada está el no incomodar a los jugadores.

    ResponderEliminar

Firma en el cuaderno y comparte con nosotros tus impresiones.