18 de noviembre de 2011

Recetario: Rolerótico

Esta semana traemos una nueva sección, Recetario, dónde ofreceremos las bases junto a pequeñas descripciones para todo tipo de aventuras. No se trata de aventuras completas ni campañas, sino de pequeños esbozos, ejemplos y ganchos para que sean modelados al gusto de cada uno, con una idea de base. La semana pasada hablábamos de las aventuras eróticas, por lo que estrenamos el Recetario con unos ejemplos prácticos para esclarecer cómo deben plantearse. Por otro lado, reiterar que una aventura de estas características se puede adaptar a todo tipo de juegos y de ambientaciones posibles. Solo hay que proporcionar el escenario y la situación adecuada.


A grandes rasgos, las aventuras que propongo a continuación, están planteadas de la forma siguiente. Primero hablaremos del grupo de personajes, no necesariamente obligatorios, pero con una descripción lo bastante acertada para que la cosa cuaje. Luego, señalaremos el gancho, cómo empezar la aventura y por último, desarrollaremos una serie de consejos y posibles situaciones. Vuelvo a repetir que una aventura erótica es una aventura normal, pero con una elevada carga de emoción y sentimientos encontrados. Y también repito, para que funcione, tus jugadores deben estar dispuestos (o medianamente sensibilizados) a sentirse interesados por este desarrollo. 

Como director y guía, la labor esencial en este tipo partida es atar a los personajes entre sí, o entre un grupo de PNJ por los que puedan sentirse atraídos. Tu labor, básicamente, consiste en hacer de casamentero/a y crear situaciones (forzadas o no) en las que todo fluya libremente. A veces puede que esto no haga falta, hay ocasiones en las que un personaje se acerca a otro y tu no has tenido nada que ver.

Aquí os dejo las aventuras. 

La torre de los deseos

Reglamento: D&D
Ambientación: Fantasía medieval
Personajes: 
  • Alexander: paladín/guerrero, humano. Veterano con gran sentido de la lealtad, ha pasado su vida protegiendo a otros. Apenas conoce del sexo femenino lo poco que haya podido hacer en un momento de necesidad, para él solo existe su trabajo.
  • Galatea: bardo, humana. Sus habilidades sociales están al máximo, de joven fue instruida en el arte del amor en una casa de placer. Siente una extraña y morbosa fascinación por los lanzadores de conjuros. 
  • Lucrecia: sacerdotisa/maga/hechicera, humana. Novicia, se sonroja cuando alguien menciona cualquier cosa relacionada con el sexo y tartamudea cuando un hombre se dirige a ella. 
  • Pretus: pícaro, humano. Desvergonzado mujeriego y jugador, cuyo único propósito en la vida en este momento es cortejar a las damas, ganar dinero en las apuestas y vivir la vida.   
Gancho: Un mago malísimo ha secuestrado a una sacerdotisa del templo y se la ha llevado a su torre mágica. Sus motivos son desconocidos, pero todo apunta a que quiere hacer algún ritual extraño porque tiene un plan megalómano para dominar el mundo. La sacerdotisa secuestrada es como una hermana para Lucrecia, por lo que decide ir a rescatarla con ayuda de Alexander. Pero no va a ser suficiente. Galatea, dada su extraña fascinación por los lanzadores de conjuros, sabe exactamente cómo manejar al malvado mago y Pretus es el mejor desactivando trampas mágicas. 

Gancho extra: Lucrecia es una tentación para cualquier hombre sin escrúpulos, por lo que el caballeroso Alexander se sentirá en la obligación de ser su guardián, más si los dos tienen relación por servir al mismo dios. Pretus puede sentirse atraído por Lucrecia, impulsado por la curiosidad y la verá como un desafío si para llegar hasta ella tiene que quitarse de encima a ese aburrido guerrero que siempre la protege. ¿Y Galatea? Es una artista del sexo, amiga personal de Pretus, con quién posiblemente haya tenido alguna relación. Pretus quiere ganarse a Lucrecia, Galatea quizá deba seducir a Alexander para que eso ocurra.

Aventura: Hay que rescatar a la sacerdotisa para evitar el fin del mundo. Pero nuestro archienemigo el malvado mago es un simple ilusionista. El camino hasta su guarida debe ser sencillo, nada de complicaciones, quizá un breve encuentro entre bandas que puedan solucionar mediante la diplomacia o mediante la diplomacia.

La torre representa verdaderamente el centro de la aventura. Incluye algunos puzzles y un par de trampas, hasta que descubran que nuestro mago no habita en la torre, sino que la ha tomado prestada. La torre en sí es el hogar de una súcubo y representa sus deseos: mientras permanezcan en el interior, sus pensamientos estarán abocados continuamente a fantasear con el resto de sus compañeros. No necesariamente han de ser fantasías explícitas, pero sí lo bastante para incomodarles en su presencia, especialmente los más sensibles. Al final descubren que el propósito del mago es atraer a la súcubo al plano tenerral y para ello debe entrar en el cuerpo de una mujer. Por eso ha elegido a la sacerdotisa, quién es joven y hermosa.


Esta partida está pensada para jugar con engaños, manipulaciones y subterfugios, confundiendo a los personajes, tanto con cosas tangibles como con sus propios pensamientos. El mago está especializado en la escuela de ilusión, así que los cambios de aspecto, falsas ilusiones o situaciones irreales serán su carta de presentación. Además, los propios anhelos de los personajes pueden verse comprometidos y en sus manos queda que sean honestos con ellos mismos.  

Los jardines de Afrodita
Reglamento: Libido
Ambientación: Grecia antigua, en una pequeña y remota isla
Personajes: Existen dos grandes grupos, y dentro de cada uno lo recomendable sería incluir dos arquetipos de cada uno. 
  • Humanos y mortales: Guerreros (que pueden ser espartanos, soldados griegos, legionarios romanos, mercenarios), Sacerdotes (oráculos, sacerdotes, chamanes, druidas, hetairas), Sabios (profetas, filósofos, matemáticos, astrólogos), Ciudadanos (pastores, herreros, agricultores)
  • Semidioses y seres mitológicos: Sátiros (hombre, mujer), ninfas (de los árboles, del agua, de las flores, del aire) Seres del bosque (centauros, sirenas), Semidioses (cualquier hijo entre un dios un mortal)
  • Todos y cada uno de los personajes debe sentir especial adoración por la diosa Afrodita. 
Gancho: Citerea es una ciudad próspera situada en la isla de Citera, una de entre las numerosas islas de la península Griega. Citerea rinde culto a la diosa Afrodita y erige en el centro de la ciudad uno de los templos más grandes de todo el mundo. Cada año, durante la Primavera, se celebra las Afrodisias, fiestas en honor a la diosa, que según se dice, habita en los bosques de Citerea acompañada por sus habitantes. En esas fiestas, la diosa se aparece ante los mortales para que rindan culto a su belleza y la forma de adoración más habitual son las relaciones sexuales con las sacerdotisas.


Gancho extra: El bosque de Citerea está lleno de criaturas mágicas, nifas, sátiros, centauros, sirenas y todo tipo de seres que sirven a la diosa.  Por ser el lugar de descanso de la diosa, los habitantes de Citerea no pueden entrar en el bosque y según las leyendas, todo el que entra jamás ha regresado. Esto no es del todo acertado, todo el que entra en el bosque no regresa a la ciudad por motivos más terrenales y es que el bosque es un lugar dónde hombres y mujeres practican el amor libre sin ningún tipo de restricción. La única persona que puede entrar y salir a voluntad es la gran sacerdotisa de Afrodita.

Por otro lado, existe, además del culto a Afrodita, un culto a Poseidón, ya que se encuentran en una isla. Este pequeño culto pasa el día bañándose en el mar, retozando en la playa y entregando ofrendas al mar saltando desde los acantilados. Este grupo está mal visto por algunos habitantes de Citerea, quienes consideran unos locos a estos cultistas. 

Aventura: Los habitantes del bosque, hogar de Afrodita, están nerviosos porque desde hace varios días no han visto a la diosa. Las ninfas, los sátiros y demás seres mitológicos empiezan a sospechar que ha habido algún problema. No es la primera vez que desaparece, ya que Afrodita es infeliz en su matrimonio con Hefesto y suele buscar entretenimiento en otros dioses, especialmente con Ares. Pero el día de la fiesta se acerca y es una fecha importante que Afrodita nunca se ha perdido. Hay que hacer algo...

Mientras, en Citerea, la gran sacerdotisa de Afrodita ha recibido en el templo a una oráculo de Delfos, la cual tiene una visión dónde revela que la diosa ha sido capturada. Asumiendo que los dioses no van a intervenir para rescatarla, la gran sacerdotisa reúne a un grupo de personajes para que encuentre a la diosa. Tienen permiso para entrar en el bosque de Citerea dónde ella habita y buscarla allí.


El bosque está repleto de criaturas mitológicas. Los sátiros seducen a las mujeres, las ninfas a los hombres y... hazte una idea de lo complicado que puede llegar a ser para los personajes llegar al corazón del bosque dónde se supone habita la diosa. Allí les informarán que ella ha desparecido y que lo único que pueden hacer, es hablar con Poseidón, dios del mar, hermano de Zeus, padre de Afrodita. Y la única persona que puede hablar con Poseidón es la sacerdotisa del pequeño culto, una joven de la que todos recelan. Ella les revelará que Afrodita ha sido secuestrada junto a su amante Ares por un furioso Hefesto, quién los ha atrapado juntos en una red de cadenas que él mismo forjó, para luego exponer la vergüenza frente a los demás dioses. Poseidón, incitado por la adorable sacerdotisa de su culto, convence a Hefesto de que Ares pagará por su delito y libera a la diosa a tiempo para las Afrodisias.


Y hasta aquí lo que se daba. La semana que viene nos adentraremos en el diseño de PNJs para estas dos aventuras, ya que es parte esencial de las aventuras tenerlo todo bien atado. Hasta pronto ;)

3 comentarios:

  1. Me voy a animar a hacer crítica. Pero con buena intención =)

    Mientras que en los otros artículos que se presentó el tema del erotismo en partidas de rol me pareció bastante interesante y empecé a fraguar cómo introducirlo en mis partidas, aquí la verdad es que me ha dejado fría.

    Una partida tan basada en esta temática me parece que pierde el gancho, aunque sí, lo que se expone son ideas a las que se le podrían implementar mucho más. Pero... no sé, las pautas de los PJs, la trama en sí, todo parece estar apuntando hacia la misma dirección y creo que el tema debería introducirse en una partida de forma pareja al resto. O quizás incluso sí girar entorno a ello, pero de forma mucho más sutil. Creo que si les presentase eso a mis jugadores sabrían de inmediato a dónde apunta todo y les resultaría aburrido.

    Es sólo mi opinión, vaya, pero creo que hay otras formas de enfocarlo. Espero que nadie se sienta ofendido por ello, sobre todo la autora >-<

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Nymphaea ;)

    Gracias por tu comentario. Como bien dices, no se tratan de aventuras completas, sino de ideas simples (desde luego, no son las más brillantes que he tenido, lo reconozco) con un trasfondo enfocado hacia lo que queremos. Si te fijas, en ambas partidas, quitando ese trasfondo tan básico como son las fantasías y las seducciones, te salen dos partidas clásicas de aventura.

    Hacer una partida exclusivamente erótica es algo sencillo, pero la línea a cruzar es muy fina y hay que controlar mucho para evitar que de repente tus jugadores solo piensen en una única cosa. No. Hay que evitar precisamente eso, caer constantemente en lo mismo. Darle a un jugador la libertad de prodigar el amor libre puede ser un arma de doble filo.

    Las dos partidas aquí expuestas fueron jugadas y tuvieron un cierto éxito. Sobre todo, no tienes que exponer las cosas en crudo como yo las he escrito ahí, hay que saber el momento exacto en el cual hay que introducir la temática y, sobretodo, que tenga sentido.

    Si quieres introducir estas cosas en tus partidas, te animo. Puede que yo misma me anime a hacer una entrada sobre cómo introducir esta temática para los más escépticos ;)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Yo comparto lo que hace tanto tiempo decía Nymphaea, pero queria añadir que en la primera propuesta, al rolero standar le chocaría, con lo "facil" que es invocar un súcubo (tiene reglas, está definido objetivamente) por que toda esa complejidad de necesitar un cuerpo y tal. Creo que peca en el sentido de estar tomando el manual D&D pero el eje del malevolo plan (invocación) no respetar lo que es el conjuro de invocación. Habría que cambiar por otra criatura, "la reina demoniaca del deseo" o algo, para que fuese narrativo y no entrase en conflicto con las reglas tal cual.

    ResponderEliminar

Firma en el cuaderno y comparte con nosotros tus impresiones.