21 de septiembre de 2011

Rol Multiclase: Encajaba perfectamente (I)


Saludos a todos, he vuelto con la entrega de esta semana de Rol Multiclase. La semana pasada hablé de los beneficios de integrar dos sistemas de rol de mesa muy diferentes y di unas pistas sobre cómo hacerlo. Hoy quiero dar un paso atrás y volver a lo normal: una campaña con un único sistema de juego y una ambientación determinada; lo que me lleva a hablar de las reglas de los sistemas en sí.

Todos nos hemos encontrado con reglas farragosas, inútiles o aburridas. Y muchos de nosotros hemos hecho caso al típico párrafo que suelen incluir los manuales de un tiempo a esta parte, que dice algo así como "Un juego de rol es un juego y jugamos para divertirnos así que siéntete libre de masticar las reglas que quieras y cagarlas a tu imagen y semejanza". Así que casi todos hemos adecuado esas reglas a nuestras partidas, para darle sentido a determinado hecho que ocurre en nuestra campaña o simplemente porque molamos un montón.

Y supongo también que cuando alguien se pone a montar una campaña o una aventura, a la hora de decidir el sistema y la ambientación trata de que se complementen, es decir, que haya una cierta sinergia entre los elementos de nuestra ambientación y las mecánicas que nos ofrece el sistema de juego. Pero... ¿qué ocurre cuando se nos presenta la situación en la que tenemos un sistema de juego que nos gusta mucho y una ambientación muy rica y prometedora, pero que no tiene nada que ver?


Bien, a lo que me estoy refiriendo es algo que ocurrió hace muy poco en mi grupo de juego. Queríamos preparar una campaña para el verano y después de discutir gustos y apetencias acabamos con dos manuales candidatos sobre la mesa: Anima y Star Wars d20. Anima: Beyond Fantasy es un sistema que nos gusta mucho por su creación y personalización de PJs y por su amalgama de mecánicas dispares pero frescas y divertidas, aunque nunca nos convenció la ambientación de manual. Star Wars es un caramelito ante los ojos de (casi) cualquier friki que se precie, con un mundo muy extenso y documentado y también muy entretenido, pero su conversión a sistema d20 nos dejaba un poco fríos en cuestión de creación de PJs.

¿Qué hacer, qué hacer?

Pues siendo el retorcido bastardo de las ideas extrañas en mi grupo (normalmente), planteé la alternativa de tirar la casa por la ventana y jugar ambientación Star Wars con sus naves espaciales, sus intrigas políticas y sus láseres de colores con el sistema de Anima, que apoya unos escenarios de fantasía medievales-renacentistas, con magos, invocadores, psíquicos y toda la pesca. Y después, en un par de reuniones con el Director de Juego, adaptamos, limamos, cortamos y pegamos y ¡voilà! Nos salió una campaña muy sabrosa, con unos jedis la mar de creíbles (aún usando conjuros, psiónica y poderes ki) y una acción, intriga y dolor de barriga genuinos de un entorno como ese.

Y ese es el meollo al que quería llegar: con un poco de esfuerzo, un sistema prometedor (idealmente que ya haya sido testeado con anterioridad por el máster) y una ambientación que a priori no funciona con el espíritu actual de las reglas de dicho sistema pueden encajar. Con el ánimo "destrozarreglas" que os he comentado al principio se puede dar forma a un armazón que sustente una ambientación que en condiciones normales no tendría el suficiente soporte en el reglamento.


Por supuesto, estoy hablando de sistemas cuyas reglas han sido pensadas para escenarios determinados, como el que os he comentado antes de Anima. Los sistemas de juego más abiertos o los cores de reglas no tienen estos problemas, o más bien los tienen en menor medida.

En fin, nuestro escarceo con lo inexplorado en la campaña de Star Wars acabó bien. Pero aún hay más historia que contar. Justo al terminar, hice otro de mis planteamientos de mezcla extraña de sistema y ambientación. Y es lo que os voy a contar la semana que viene: veremos si podemos profundizar en esta idea con un ejemplo que todavía no se ha llevado a cabo. Mientras tanto, os animo a que me comentéis vuestros mash-up, mix and match, mezclejes, o como les queráis llamar, en vuestras partidas de rol si habéis tenido alguno. Y si no lo habéis tenido, podéis aportar vuestras ideas sobre mezclas prometedoras.

Hasta que volvamos a olernos.

1 comentario:

  1. Y que gran partida surgió de ahí. He de reconocer que el sistema de Anima no me atraía mucho, y tampoco su ambientación. Pero tengo cierta debilidad por Star Wars. La combinación, aunque bizarra, resultó ser de lo más entretenida.

    El día que provoquéis una guerra civil en un planeta, os pongan una demanda por daños colaterales y sufráis violencia doméstica, sabréis porque lo digo xD

    ¡Un saludo!

    PD: y gracias eLeMen por su maravillosa partida de la que tanto disfruté ;)

    ResponderEliminar

Firma en el cuaderno y comparte con nosotros tus impresiones.